¿Cuál es el mejor asiento en un avión?

¿En ventanilla, centro o pasillo? ¿En la parte delantera o trasera del avión? ¿Junto a las salidas de emergencia o en la parte de las alas? En realidad, a la hora de elegir tu asiento dentro de un avión, una de las primeras preguntas que debes hacerte es: ¿cuáles son mis prioridades? Silencio, amplitud, un desembarque rápido, seguridad, comodidad, precio… Dependiendo de tus preferencias, la tarea de elegir el mejor asiento de avión será más o menos sencilla y, especialmente, más o menos barata.

Para ayudarte con la decisión, te ofrecemos unas claves para saber cuál es el asiento de avión que más te conviene según tus prioridades a la hora de viajar. 

¿Qué tener en cuenta para elegir el mejor asiento en un avión?

Tienes mucha prisa

Si viajas con el tiempo justo y temes llegar tarde a alguna cita, reunión o a coger otro transporte, lo mejor será que elijas los asientos más cercanos a la cabina del piloto, en la parte junto a la puerta delantera del avión. El desembarque se realiza, en la mayoría de las ocasiones, por esta parte, aunque a veces también pueden abrir la trasera. Viajar en los primeros asientos te ahorrará tiempo en tu desembarque. 

Quieres estirar bien las piernas

Si tu prioridad es la comodidad y tienes que viajar en clase turista, debes saber que los asientos situados en las salidas de emergencia son más amplios, aunque normalmente hay que pagar por ellos. También lo son los denominados bulkhead -los asientos que se encuentran inmediatamente después de las particiones que separan las distintas secciones de un avión-. En estos tendrás más espacio para tus piernas y te librarás de que nadie recueste su asiento delante de ti, pero recuerda que en estas filas suelen colocarse las cunas para bebés, por lo que restarías tranquilidad y silencio a tu viaje. Otra opción es elegir la butaca del pasillo, que te permitirá estirar las piernas cuando no pase nadie. 

Buscas silencio 

Partiendo de que esto puede ser complicado en un avión, te encontrarás con varias disyuntivas. En las filas de la parte delantera del avión se percibe menos el ruido de los motores, pero estarás expuesto a otro tipo de sonidos como el de las cocinas, la entrada y salida de la tripulación de su cabina o el de los bebés que viajan en las cunas situadas en los bulkhead. Por otro lado, los asientos de la parte media del avión también están libres del sonido de las turbinas y motores. 

Prefieres el menor ajetreo posible

Sentarte junto a la ventanilla te dará la ventaja de no tener que levantarte cada vez que uno de tus compañeros de fila desee hacerlo. Además, si te apetece dormir un rato podrás descansar apoyando la cabeza en la pared. En este caso, los peores sitios para elegir si buscas tranquilidad serán los situados en la parte trasera del avión, junto a los aseos, así como los pegados al pasillo, en los que el tránsito de la gente puede incomodarte más. 

Tienes miedo a volar

Si el avión y tú no sois los mejores compañeros de viaje debes saber que los asientos de la parte media de la aeronave son los más estables, donde percibirás menos las posibles turbulencias durante el vuelo. Las butacas cercanas a las alas del avión serán tus aliadas, siendo los asientos traseros donde más notarás los vaivenes y sacudidas que pueda sufrir el avión, pues la cola es la parte que más se mueve. Si tienes miedo a volar será preferible que te alejes de las ventanillas para no percibir la sensación de altura. 

Quieres el asiento más seguro

Tranquilo, viajar en avión es hacerlo en uno de los medios más seguros del mundo. Y las estadísticas lo avalan. El número de accidentes de avión que ocurren al año respecto al número de vuelos diarios -comparados con los viajes en carreteras-

le convierten en el medio de transporte con menos accidentes del mundo. Aún así, diversos estudios determinan que la parte trasera del avión es la “más segura” o en la que se tienen más probabilidades de sobrevivir en caso de sufrir un accidente aéreo. Si hablamos de las butacas más seguras, los asientos centrales -situados entre el del pasillo y el de la ventanilla- son considerados los de menor riesgo de mortalidad. 

No reparas en gastos

Si para satisfacer tus prioridades de vuelo no tienes reparo en escatimar gastos, la mejor opción para ti será reservar tu asiento en la clase business. Las diferencias respecto a un sitio en clase turista o low cost son notables; utilizar la opción menos económica te aportará más comodidades -un asiento más grande y cómodo, más espacio para tus piernas, servicio de catering para comer, entre otras- pero tampoco todas sus butacas serán ideales, dependiendo de las preferencias que tengas. Si viajas con asiduidad, también existen tarjetas de pasajero frecuente que ofertan algunas compañías con acceso a los mejores asientos del avión. 

Conoce las particularidades del avión en el que viajarás

Lo mejor será que, antes de embarcarte en tu vuelo, consultes cómo es la aeronave en la que vas a viajar para facilitar tu decisión. Conocer las características y servicios del modelo de avión que te vas a encontrar te permitirá elegir el asiento con más criterio -aunque tengas que pagar un pequeño plus por la selección-. Podrás saber dónde se encuentra situado exactamente cada asiento y si va a disponer de enchufe, pantalla o clavija para los auriculares, entre otros servicios. Algunas aerolíneas ofrecen esta información a sus pasajeros en su web, pero si no es el caso, puedes consultar páginas como Seat Guru o Seat Expert, donde puedes ver un diagrama del interior del avión y la situación de los asientos.  

Recuerda, el vuelo y el asiento perfecto no existen, salvo que seas el piloto del avión. Pero seguro que puedes acercarte a la mejor opción para ti en función de tus necesidades. Una vez asignado tu asiento ya solo debes disfrutar del vuelo. ¡Buen viaje!